México llora a Francisco Toledo y sus papalotes vuelan al cielo: Muere el artista y luchador social oaxaqueño a los 79 años de edad

7 septiembre, 2019
32
Views

Por Nicte-Há Tovar:

El artista plástico originario de Juchitlán, Oaxaca, Francisco Benjamín López Toledo, falleció este jueves 5 de septiembre a los 79 años de edad, quien fue conocido no solo por su talento, el toque irreverente y transgresor de sus obras sino también por ser un luchador social.

Fue en diciembre de 2014 cuando Toledo realizó uno de los actos más representativos de su activismo: reunió a niñas y niños de las escuelas primarias de Oaxaca y juntos volaron papalotes que él mismo diseñó y armó. En éstos se mostraban los rostros de los cuarenta y tres estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada en Iguala, Guerrero.

En una entrevista a el diario español El País, Toledo explicó este gesto.

“Hay una costumbre del sur: cuando llega el Día de los Muertos se vuelan papalotes porque se cree que las almas bajan por el hilo y llegan a tierra para comer las ofrendas; luego, al terminar la fiesta, vuelven a volar. Como a los estudiantes de Ayotzinapa los habían buscado ya bajo tierra y en el agua, enviamos los papalotes a buscarlos al cielo“, dijo.

 

La obra de Toledo, quien inició sus estudios a los 14 años, refleja la fauna exótica mexicana como murciélagos, insectos, iguanas, sapos, monos, tortugas, lagartos, conejos, peces, cabras y vacas, de esta manera cuando el artista ya se había consolidado como un ser humano reconocido y respetado, su obra traspasó fronteras, por lo que museos como el de Arte Moderno en México, París, Nueva York; en el New York Public Library, la Tate Gallery de Londres y la Kunstnaneshus de Oslo, entre otros, poseen algunas de sus piezas más destacadas.

 

Tras vivir varios años en el extranjero, Toledo regresa México donde se asienta en su natal Oaxaca, y en 1972  funda La Casa de Cultura Juchitán, con la que buscaba promocionar el rescate de la memoria zapoteca del Istmo de Tehuantepec. El propio Toledo relataba la discriminación que habían sufrido sus padres por hablar una lengua distinta al español. Su intención era propiciar espacios en los que la población pudiera expresar sus orígenes indígenas con soltura y confianza.

 

 

Con ayuda de diversas instituciones, en 1988 fundó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), mismo que en el 2015 donó al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, donde se resguarda su herencia cultural y artística. El acervo de más de 180 mil piezas de arte consta de 124 mil piezas de pintura y fotografía, 50 mil libros, siete mil fonogramas y dos inmuebles, acumulados durante más de 50 años de trayectoria.

La noche del jueves, minutos después de que la familia del artista confirmara su muerte, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador publicó en su cuenta de Twitter: “El arte está de luto. Ha fallecido el maestro Francisco Toledo, oaxaqueño, gran pintor y extraordinario promotor cultural, auténtico defensor de la naturaleza, las costumbres y las tradiciones de nuestro pueblo. Descanse en paz”.

Article Categories:
Famosos

Comments are closed.